Responsabilidad ambiental social, corporativa, gubernamental y del consumidor sostenible.

... ¡SALVEMOS EL PLANETA! ... NUESTRO HOGAR COMÚN. Estamos a tiempo hoy.

0

Responsabilidad social corporativa

Si procedemos a analizar el Marco Conceptual de la AECA (Asociación Española de Contabilidad y Administración), la primera conclusión a destacar sería la aparición del concepto de Responsabilidad Social o RS, es decir, se acepta que el desempeño de las empresas ha un limite. Su ética de comportamiento debe ser tan importante como su desempeño económico, pero el Marco debe especificar que esta responsabilidad ambiental y social afecta tres áreas: su comportamiento con el entorno físico, sus relaciones con la comunidad y con el ser humano.recursos que usa.

Por lo tanto, la definición de Responsabilidad Social debe ser matizada y explicada de una manera que introduzca conceptos que busquen entender la actividad empresarial como una actividad que tiene lugar en un sistema abierto, es decir, lo que recibe del entorno natural y las personas deben reintegrarse en condiciones tales que la naturaleza pueda insertarlo nuevamente en el sistema y asumir que, dentro de su responsabilidad social, cualquier actividad que dañe irremediablemente el medio ambiente y la sociedad debe ser eliminada o reconvertida a la luz de la Revolución Industrial 4.0 o la Economía del Bien Común (C Felber 2010), para no causar daños a la naturaleza. Incluso generar otras posibilidades comerciales obviamente relacionadas con nuevas actividades no contaminantes.

Obviamente hablamos de “eliminado” cuando el Balance Social-Ambiental muestra resultados negativos, pérdidas, que se considerarán como la empresa no tiene vida social, a pesar de que puede obtener ganancias financieras para sus propietarios.

Al decir falta, indicamos que no es conveniente desde un punto de vista social y ambiental. Porque no agrega valor social-ambiental.

Entre estos conceptos, el primero sería la definición del entorno físico, ya que este es el lugar donde se desarrolla cualquier actividad económica y sabiendo que el problema socioambiental generado por él tiene dos características básicas: que es atemporal y que es universal; es decir, ocurre en cualquier momento y con mayor o menor gravedad en cualquier parte del mundo.

El segundo concepto a definir sería la inclusión entre las características que definen el entorno de las externalidades, es decir, los problemas causados por el crecimiento de la población, la contaminación, el agotamiento de los recursos naturales, etc., que transmitiremos a las generaciones futuras y, en consecuencia, debería, y esto es cultural, comenzar a establecer criterios de definición e información de acuerdo con una nueva ética que corresponda al respeto que debemos al ambiente natural en el que nos movemos.

Otra conclusión importante es la necesidad de reelaborar el concepto de objeto económico como resultado de la existencia de externalidades que pueden entenderse como intercambios de la empresa con sus medio ambiente, que cumple con las características de la economía ortodoxa asignada a ser algo susceptible de intercambio.

Información contable cuantitativa.

Con referencia a las características cuantitativas y cualitativas de la información contable y financiera definida en el Marco Conceptual, son perfectamente aplicables al problema ambiental y social, ya que si establecemos que hay múltiples usuarios de información financiera (incluidos los consumidores), entendidos como en su conjunto, donde se incluye específicamente el aspecto socioambiental. La actividad socioambiental de la empresa o entidad debe asumir que la información estrictamente socioambiental debe cumplir al menos los mismos requisitos que, por ejemplo, la información financiera general: relevancia, comprensibilidad, comparabilidad, confiabilidad y Oportunidad, etc.

Por lo tanto, es necesario incluir en la información contable el entorno y las personas como un elemento esencial para el corolario de toda la información contable y financiera que es la Imagen Fiel de la Compañía o Entidad y su papel como Ciencia Social, para lo cual es necesaria : Que el sistema legal sea flexible y donde el dominio del Fondo tenga prioridad sobre el Formulario, ya que muchos hechos socioambientales solo pueden reflejarse, al principio, como información cualitativa y solo más tarde, cuantitativamente.

En cuanto a los usuarios de información contable y financiera, el Marco Conceptual presenta al público en general y a la comunidad en su conjunto, lo cual es aceptable ya que los impactos ambientales y sociales afectan los recursos naturales que son propiedad común y las personas mismas, por lo tanto, está vinculado que el La relación entre la contabilidad, la ecología y la salud surge de la consideración hecha con respecto a los derechos de propiedad de estos activos que están en deterioro y los derechos personales y sociales.

Por lo tanto, es necesario incluir en la información contable el entorno y las personas como un elemento esencial para el corolario de toda la información contable y financiera que es la Imagen Fiel de la Compañía o Entidad y su papel como Ciencia Social, para lo cual es necesaria : Que el sistema legal sea flexible y donde el dominio del Fondo tenga prioridad sobre el Formulario, ya que muchos hechos socioambientales solo pueden reflejarse, al principio, como información cualitativa y solo más tarde, cuantitativamente.

En cuanto a los usuarios de información contable y financiera, el Marco Conceptual presenta al público en general y a la comunidad en su conjunto, lo cual es aceptable ya que los impactos ambientales y sociales afectan los recursos naturales que son propiedad común y las personas mismas, por lo tanto, está vinculado que el La relación entre la contabilidad, la ecología y la salud surge de la consideración hecha con respecto a los derechos de propiedad de estos activos que están en deterioro y los derechos personales y sociales.

De ahí la participación urgente, obligatoria y efectiva de los gobiernos y organismos competentes de manera conjunta y simultánea para gestionar y regular estas relaciones y sus consecuencias, priorizando la salud, la vida humana y nuestro planeta (hogar), un valor superior a la protección. En este punto, debe reconocerse que al tomar decisiones apropiadas, intereses económicos muy importantes y poderosos se interponen, vinculan y relacionan con los combustibles fósiles y otros que se verían afectados por tales decisiones. Tanto es así que se han realizado pocos progresos en el marco de las Naciones Unidas, desde el Protocolo de Kyoto de 1997, el Acuerdo de París 2015 y la Conferencia de Madrid 2019, donde los principales países industrializados responsables del cambio climático se han comportado de manera ambivalente y errática. , que no han hecho ningún compromiso significativo para resolver este grave problema.

Cumplimiento de normas y directrices

Sin embargo, esto no exime a las entidades que contaminan de la responsabilidad social. Que deben respetar y cumplir con la normativa vigente en sus jurisdicciones y específicos

normas ambientales y éticas El cuidado del medio ambiente y su entorno social debe ser parte de su política de responsabilidad social. Y al adoptarlo, deben garantizar su cumplimiento

tanto interna como externamente nombrando Oficiales de Cumplimiento.

Las profesiones requerirán la capacitación técnica y ética necesaria para el ejercicio adecuado del juicio personal en la aplicación flexible de la regulación. El entorno y las personas deben presentarse como un contenido teórico que se enseña en diferentes niveles educativos para lograr un

organismo profesional que asume la ética socioambiental como una parte importante de su desempeño y responsabilidades.

Con respecto a la información contable, es esencial establecer un conjunto de principios y estándares contables que sean consistentes con el entorno económico y social en el que opera y con las necesidades de información de los usuarios. El ambiente y las personas son parte de ese ambiente y afectan las necesidades de muchos usuarios.

Lo que no se mide, no se puede mejorar.

Lo que no se mide, no se puede mejorar. Esta frase, a menudo atribuida a Peter Drucker, destaca la importancia de la medición.

De hecho, la frase corresponde a William Thomson Kelvin (Lord Kelvin), físico y matemático británico (1824 – 1907): “Lo que no está definido no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, siempre se degrada .

La medición es esencial en la gestión, es parte del proceso administrativo (formulado por Henry Fayol) y es fundamental en la aplicación del ciclo PDCA de mejora continua.

El gerente, de cualquier tipo de organización, debe conocer el estado de ciertos parámetros clave para planificar, establecer objetivos, controlar resultados, tomar decisiones, … En resumen, para llevar a cabo la función de gestión es necesario medir.

ambiental

Lo que no se mide no se puede gestionar

A pesar de la importancia de la medición, tomar mediciones no es tan frecuente como debería ser. En el caso del gobierno general, esta falta de medición es más que notable. En mi trabajo de consultoría, a menudo se me pide que realice diagnósticos y auditorías (Argentina, España, etc.).

Encuentro la ausencia de datos relevantes. Tanto es así que no se conocen aspectos básicos como el número de archivos procesados por una unidad administrativa en un período de tiempo determinado. No digamos que ya tenemos información sobre otras variables, como el tiempo promedio que se tarda en procesar un archivo o la cantidad de personas atendidas por un servicio de información ciudadana, por citar dos ejemplos.

Ciclo administrativo, según Fayol.

Lo que no se mide, no se puede gestionar. La ausencia de sistemas de información compuestos por indicadores relevantes es generalizada. Está demasiado extendido en un momento de crisis cuando las administraciones locales en muchos países enfrentan problemas apremiantes de todo tipo, principalmente problemas de flujo de caja. Agravado, en muchos casos, por estructuras organizativas de gran tamaño.

Es difícil, si no imposible, tomar las decisiones correctas sin información relevante y sistematizada. ¿Cómo podemos saber el personal necesario para que una unidad administrativa realice sus funciones de manera efectiva y eficiente si no tenemos información completa sobre su producción? ¿Cómo podemos determinar su productividad sin datos suficientes? ¿Y la calidad de sus servicios? ¿Cómo podemos planificar si no conocemos el estado actual de la organización?

Quizás un primer paso para administrar adecuadamente nuestras organizaciones es reconocer la importancia de la medición y establecer indicadores, compilarlos en sistemas de información y, a partir de ahí, tomar decisiones. Porque lo que no se mide, no se puede gestionar.

Por lo tanto, es necesario que las organizaciones técnicas de contadores y auditores internacionales (IFAC-IASB) que han hecho poco en este momento, los gobiernos y las organizaciones públicas y privadas con responsabilidades directas e indirectas en la resolución urgente del cambio climático, establezcan normas y reglas , y los mismos consumidores seleccionan indirectamente su consumo y benefician a las empresas que respetan el cumplimiento de las normas socioambientales; teniendo en cuenta su seriedad para la humanidad.

Está claro que las decisiones deben tomarse de manera conjunta y simultánea para definir las diferentes acciones. Y como consecuencia, en el campo de la contabilidad y la responsabilidad social corporativa, establecer elementos diferenciados (gastos, ingresos, activos y pasivos) que permitan su separación en el Balance y el Estado de Resultados, obteniendo así la información paralela necesaria y complementaria sobre el monto de estas inversiones y gastos en el sector socioambiental y su comparación con años anteriores. Por mi parte, considero que el Plan General de Contabilidad es la herramienta más directa y práctica para la homogeneización de la información, lo que le permite ser uniforme y consecuentemente comparable.

Conclusiones

Para todo esto, es necesario proporcionar pautas comunes que permitan identificar los hechos socioambientales que se generan en la actividad de la entidad y su clasificación, para luego establecer criterios de homogeneidad con respecto al reconocimiento de estos hechos. , su contabilidad y su inclusión en la información contable y financiera que permitiría su comparabilidad. Si no existe una definición estandarizada, desde este punto de vista de los hechos socioambientales y sus consecuencias, además de la aplicación obligatoria, continuaremos con los mismos problemas al tomar decisiones por parte de los usuarios de la información, ya que esto continuaría ser parcial, incompleto, no uniforme, perdiendo así su utilidad para todos los usuarios de la información, incluido el público en general (consumidores).

Otra conclusión importante es la dificultad de cuantificar muchos de los hechos socioambientales, especialmente aquellos relacionados con los efectos generados por la actividad de la entidad en el ambiente socioambiental. De ahí la necesidad de estandarizar la información contable cuantitativa y cualitativa que se proporcionará en colaboración con otras ciencias. En resumen, establecer un modelo que podría estar en la misma línea que el proporcionado por la AECA en su Documento No. 13, que permitiría conocer no solo la política social y ambiental de la empresa o entidad y sus resultados monetizados, sino también también el cumplimiento de la legislación vigente, y determinar si se cumplieron los objetivos propuestos en cada año y cómo se comparan con períodos anteriores, etc.

Bibliografía:

AECA (2006) “. Límites al informe de sostenibilidad: entidad, devengo y materialidad “. Documento nº 2 Comité de Responsabilidad Social Corporativa. Madrid.

ACCINELLI, E. y DE LA FUENTE, J. (2013). Responsabilidad social corporativa, actividades comerciales y desarrollo sostenible Contabilidad y administración, 58 (3). Recuperado de http://www.elsevier.es/es-revista-contaduria-administracion-87-pdf-90380283-S3.

AITECO. https://www.aiteco.com/lo-que-no-se-mide/.Ingreso el 20-11-2020.

ANTELO, Y., ROBAINA, D. (2015). Análisis de la Responsabilidad Social Corporativa basado en un modelo de

Ingeniería industrial de lógica compensatoria difusa, 36 (1), recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttextid=S1815-59362015000100007ng=eslng=es.

CAJIGA, J. (2013). El concepto de responsabilidad social corporativa. México: CEMEFI.

CELLI, J. (2015). El gran punto de inflexión: la responsabilidad social en el siglo XXI. IESA Discussions, 20 (2), págs. 35-37. Recuperado de http://virtual.iesa.edu.ve/servicios/wordpress/wp-content/uploads/2016/04/2015-2-brunicelli.pdf.

CHIRINOS, ALIRA; RODRIGUEZ, GUILLERMO; URDANETA, MARÍA. Noticias Contables FACES Año15 Nº 25, julio – diciembre 2012. Mérida.

AGENCIA DE PROTECCIÓN AMBIENTAL “. Una introducción a la contabilidad ambiental como herramienta empresarial: conceptos y términos clave ”. http://www.gestiopolis.com/contabilidad-ecologica-normas-ambientales/.

EXPOK (2016) EXPOK Sostenibilidad y Comunicación RSE. Recuperado de http://www.expoknews.com

FELBER, junto con Frank Crüsemann, Ulrich Duchrow, Heino Falcke, Kuno Füssel, Detlef Hensche, Siegfried Katterle, Arne Manzeschke, Silke Niemeyer, Franz Segbers, Ton Veerkamp y Karl Georg Zinn firmaron la declaración Frieden mit dem Kapital? Ein Aufruf más amplio Anpassung der evangelischen Kirche y die Macht der Wirtschaft [En 2009 Felber cofundó el Bewegungsstiftung Österreich (Movimiento de Austria) y en 2010 comenzó el proyecto del Banco Democrático. 2010 Un grupo de empresarios y Felber iniciaron el desarrollo práctico del modelo de Economía del Bien Común o Economía del Bien Público, como una alternativa real al capitalismo de mercado y la economía planificada. 2010. Alemania.

FERNANDEZ CUESTA, Carmen: “Responsabilidad social y medio ambiente: nuevas direcciones para la contabilidad”. Facultad de Economía, Universidad de Buenos Aires. Instituto de InvestigacionesActables “Profesor Juan Alberto Arévalo”. 2006. Argentina.

FRONTI DE GARCIA, Luisa. “Contabilidad social y ambiental”. Publicaciones del universo. No UE: 76.2005. 2005. Argentina.

FORO FUNDACIÓN AMBIENTAL. Contabilidad ambiental: medición, evaluación y comunicación del desempeño ambiental de la empresa. Agencia Europea del Medio Ambiente.

Barcelona 1999, pp. 5-10. http://www.monografias.com/trabajos16/ contabilidad-ambiental / contabilidad ambiental. shtml contabilidad.

IASB-IRFS. Normas NIIF a partir de 2015.

Krugman, Paul. El Poder de los Mercados Financieros. RBA Coleccionables SA. 2016 España.

LANG, Víctor Manuel. Contabilidad tridimensional E.A.S .: Artículos económicos, ambientales y sociales publicados en Internet: Jornal Contábil (Brasil), Gestiopólis (Colombia), Veritas (México), otros 2015. Argentina.

LARRINAGA Y OTROS. “Regulación contable de la información ambiental. Normativa española e internacional”. AECA 2002. Madrid.

OSTROM, Elinor Growth vs. Environment RBA Coleccionables SA. 2016.Spain.

URIBE-SALDARRIAGA, C. M. Green marketing from a golden company. Management Studies.

2014.Spain.

STIGLITZS, Joseph. The Winners and Losers of Globalization.RBA Coleccionables SA.  2016.

Spain.

por: Dr. Victor M. .Lang